El azúcar es uno de los principales factores de riesgo de padecer caries dental y esta a su vez es considerada la enfermedad crónica más común entre la población, señaló la estomatóloga Isis Lizet Ramírez Zamacona, adscrita al Hospital General de Zona (HGZ) No. 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Cuautla.
 
“La ingesta elevada de azúcares libres (todos los azúcares agregados a los alimentos) se asocia a un incremento de peso y a mayores tasas de caries dental”, dijo.
 
La estomatóloga explicó que las bacterias de la boca se alimentan de azúcar y como resultado, se produce un ácido que afecta los dientes y entre más exposición se debilita el esmalte y aparecen cavidades en los dientes, así como caries dental.
 
Al respecto, la especialista recomendó a la población un cepillado adecuado tres veces al día, usar hilo dental y algún otro colutorio (enjuague bucal).
 
Asimismo, agregó que es importante instrumentar una dieta nutritiva y balanceada de granos, frutas, verduras, proteínas y productos lácteos bajos en grasa.  En este sentido, mencionó que es necesario evitar alimentos azucarados o aquellos que permanecen en la boca durante mucho tiempo, como los caramelos; y sustituir por agua los jugos de frutas y cualquier tipo de  refresco.
 
Ramírez Zamacona aconsejó a las personas guardar las golosinas azucaradas para comerlos al final de una comida o antes de una sesión de cepillado de dientes en lugar de hacerlo durante todo el día.
 
Además, indicó que una forma de reducir el riesgo de padecer caries es mediante el consumo de verduras de hoja verde como acelga, brócoli, espinaca, etcétera. Esto dijo, porque son alimentos ricos en fibra y ayudan en la producción de saliva y favorecen la digestión.
 
Finalmente, pidió a la población derechohabiente acudir con oportunidad a su Unidad de Medicina Familiar para una valoración y visitar al estomatólogo cada seis meses para una revisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.