12 de mayo de 2021.- La aplicación de las leyes electorales y las acciones de sus múltiples autoridades deben operar bajo los lineamientos del Estado de Derecho y no bajo el escrutinio público o el “contentillo” de los gobiernos.

En México, la ley electoral es una ley contra-mayoritaria pero anti elitista y protectora de los derechos humanos, por lo que es necesario salir a defender esta legislación, misma que no se debe buscar cambiar “cuando las determinaciones no les favorecen”.

Especialistas en materia electoral y funcionarios electorales convocados por México Justo.org AC en su mesa de diálogo ¿Cómo fortalecer a las autoridades electorales en México? coincidieron en afirmar que la eficiencia de las leyes electorales en México está probada y solamente se le han cuestionado dos casos, mismos que por cierto han sido mal argumentados, frente a una gran mayoría de candidaturas en todo el país legalmente bien fundamentadas.

Iván Adelchi Peña, catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, afirmó que la autonomía de los organismos constitucionales en materia electoral se fortalecerá en la medida en que sus distintos tribunales establezcan cómo se desempeñan y cómo ejercen sus principios de autonomía.

Aseguró que, el reto actual para los órganos electorales es determinar un modelo de comunicación política que promueva la participación ciudadana y combatir el riesgo de una “democracia de un solo dedo, de una democracia plebiscitaria”, sino gobernar sobre el imperio de la ley y con respeto hacia el árbitro, mismos que tiene capacidad técnica solvente e incluye una amplia representación política.

En materia electoral, dijo, hay transparencia en las decisiones, hay estado derecho y ante la posible desaparición por parte del gobierno del INE, se debe recordar la ruta democrática desde los años 80 que ha cambiado la vida pública del país, que ha dado certeza a todos los participantes y ha generado autoridades jurisdiccionales competentes.

Catalina Camarillo Rojas, catedrática del Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, aseveró que siempre hay tentación de controlar al organismo electoral, por lo que es necesario fortalecer la autonomía del INE y la vida institucional de todos los institutos y tribunales electorales

En la medida que se fortalezcan ante los poderes tradicionales y fácticos, generarán confianza en la ciudadana de que hay mecanismos para llevar a buen puerto las elecciones y capacidad para defender su autonomía.

La especialista mencionó cuatro puntos fundamentales para fortalecer el sistema electoral mexicano, que son estabilidad constitucional, el establecimiento de garantías institucionales, proteger la designación de los consejeros electorales, sobre todo para avisar el riesgo de que se entremetan los poderes políticos o los poderes facticos en estos procesos, y finamente abastecer del presupuesto necesario para que estos órganos cumplan con sus funciones eficientemente buscando no exceder dichos costos.

Luis Fernando Cervera, consejero electoral propietario del INE Estado de México, aseveró que es importante que cada vez más ciudadanos conozcan lo que hace el INE para fortalecer su actividad y valoró la mayor participación de gremios, como los empresarios, en el proceso de participar con observadores electorales.

El consejero hizo mención de cuatro acciones fundamentales para fortalecer la labor de la autoridad electoral como una mayor participación de observadores electorales, el cuidado y uso de la credencial de elector, en uso de redes sociales para informar correctamente y evidentemente un responsable uso del derecho al voto.

Juan Carlos Pérez Góngora, presidente de México Justo.org AC, advirtió que el Estado de Derecho en México se encuentra en condición “débil” en este momento y desafortunadamente los mexicanos estamos inmersos en un sistema de desconfianza sobre los procesos electorales, lo que incluso ha obligado a encarecer financieramente los procesos de elecciones con el fin de garantizar a la ciudadana la imparcialidad y la transparencia.

Finalmente, Alma Rosa Baena, magistrada del Tribunal Electoral de Michoacán, destacó la labor que se ha hecho en todo el país para atender los casos de violencia en procesos electorales en contra de las mujeres candidatas, misma que puede ser física, digital, verbal o de diversa índole.

Resaltó las ventajas de la reforma electoral que ha quitado a los políticos la posibilidad de designar a las autoridades electorales, por lo que tiene toda la justificación el que los organismos electores se mantengan bajo condiciones de autonomía total frente al poder político.

Es necesario, sin embargo, continuar trabajando en la credibilidad, ya que las autoridades electorales en México tienen únicamente el 50% de aprobación por parte de la población mexicana, por lo que igualmente es necesario difundir la labor de éstas para que la gente sepa realmente la eficiencia de los órganos constitucionales autónomos enfocados a la organización de elecciones.

La presentación de esta mesa de diálogo se llevó a cabo por Genaro Góngora Pimentel, presidente del Consejo Académico de México Justo.org AC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *