El sistema de electromovilidad ya está presente en todo el país y no se trata de una moda, sino de un cambio estructural que toca al transporte público en el planeta, por lo que tenemos que ser parte de ese cambio.

Así lo señaló Roberto Capuano Tripp, director General del Sistema Metrobús de la Ciudad de México, durante el encuentro virtual “La electromovilidad en la Ciudad de México”, organizado por la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), en un evento que condujo y moderó su presidente, Nicolás Rosales Pallares.

El país ha entrado en esta etapa de modernización, explicó Rosales Pallares, y en la Ciudad de México, el Sistema del Metrobús ahora está marcando un paso en su evolución para integrar unidades articuladas totalmente eléctricas, pioneras para un sistema de este tipo.

Por ello, agregó, la AMTM, a través de su plataforma, organiza este tipo de encuentros que pretenden explicar el fenómeno de la transición de un tipo de movilidad contaminante hacia otro que favorece al medio ambiente y cumple con los protocolos del Acuerdo de París, el cual describe el cambio climático como una emergencia mundial que va más allá de las fronteras nacionales.

Durante su participación, Gustavo Jiménez, director de e-Mobilitas, dijo que en la Ciudad de México el 29 por ciento de los viajes se realizan ya en vehículos eléctricos, y que en todo el país se lleva a cabo un cambio acerca de  cómo estamos produciendo energía y cómo la estamos consumiendo.

En ese sentido, Roberto Capuano pidió tomar en cuenta a los nuevos jugadores en la migración hacia la movilidad eléctrica, como son la Comisión Federal de Electricidad, ya que “si no está presente en la mesa no hay proyecto”; los operadores, los fabricantes y los entes financieros cuyas propuestas permitirán cambiar el modelo de transporte hacia “cero contaminación”.

El nombre del juego, dijo, es cómo vamos a financiar y, en ese sentido señaló a instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y hasta entes financieros alemanes, que participan en un crédito blando para taxis eléctricos, mediante el otorgamiento de 400 bonos de 150 mil pesos, para “ver si los taxistas se animan a cambiar”

En ese sentido, los participantes coincidieron en señalar que quien no advierta que la electromovilidad es la tendencia mundial clara, estará perdiendo su lugar en el futuro próximo. Es un cambio, dijeron, que viene porque viene y tenemos la obligación de estar ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *